Hotel ecológico rural en los Redondos. Arquitecto Zaragoza
15904
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-15904,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-14.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Hotel ecológico rural en los Redondos

 

En este proyecto de Hotel y restaurante vegetariano-ecológico en Santa María de Redondo (Alta Montaña Palentina), la concienciación por la sostenibilidad y la ecología de los promotores nos ha permitido invertir completamente las prioridades: No se trata de rehabilitar un edificio, este proyecto trata de mantener la fragilidad de un entorno inalterado tras la rehabilitación de un edificio.

 

Este proyecto es un ejercicio de respeto por la arquitectura tradicional, entendida como la suma equilibrada de distintas construcciones humildes que generan un conjunto de incalculable valor integrado en el entorno. Pero este valor podría desvanecerse si tan solo un edificio banalizara el conjunto a través de una intervención egoísta (sustentada en criterios egoístas como pueden ser: «la Normativa lo permite», «es mucho más económico», «a mi me gusta así»… ).

 

Por ello, la contención a la hora de utilizar materiales y la contundencia para tomar las decisiones formales son las claves con las que generamos una arquitectura que sigue integrada, silenciosa y que mantiene la fragilidad del entorno circundante.

 

Tal ha sido el respeto al edificio original, que no ha sido la propiedad quien ha decidido el programa, sino que primero hemos preguntado al edificio ¿qué posibilidades admites? y posteriormente, respetando sus posibilidades hemos adaptado las necesidades de la propiedad.

 

Además de los retos que nos supuso este criterio de intervención, realizar una construcción ecológica en un entorno de difícil acceso, sin cobertura telefónica y con muchos meses de nieve permanente (más de 1.200 m sobre el nivel del mar), supuso un duro trabajo de planificación y selección de materiales sostenibles que permitieran ejecutar la obra con los gremios disponibles y sin paralizaciones en invierno.

 

Los elementos que requerían de secado o eran sensibles (soleras, nivelados con hormigón de cal, desmontado y nueva cubierta) se realizaron en verano. En invierno continuaron los trabajos interiores: instalaciones, carpinterías, aislamientos con corcho natural y celulosa, pintura ecológica y tabiquería seca, realizada con estructura de madera CFC y paneles de Fermacell Greenline (Paneles de yeso y celulosa certificados como placas ecológicas).

 

Como no podría ser de otra manera, es un edificio pasivo de gran eficiencia en el que se han calculado los aislamientos y el dimensionado de la caldera de biomasa con suelo radiante, optimizando su comportamiento mediante su modelización con un programa de cálculo de eficiencia térmica. Cumple los estándares (serán obligatorios en 2020) de la Directiva Europea 2010/31/UE relativa a las condiciones energéticas de los edificios de consumo de energía casi nulo (Nearly Zero Energy Building, NZEB).

 

Date
Category
Arquitectura para ti, Bioarquitectura, Casas Pasivas, Proyectos destacados