Intervención en el Bosque. Balsa naturalizada, bosque comestible y permacultura. Girona | deentorno
16535
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16535,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-14.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Intervención en el Bosque.
Balsa naturalizada, bosque comestible y permacultura. Girona

 

El «Bosque de Ali Baba» es un proyecto integral que aúna arquitectura, bioconstrucción y permacultura para generar un lugar en el que los niños complementan la formación escolar. Los promotores, diseñan y organizan actividades periódicas de contacto con la naturaleza. Así, los niños (y ocasionalmente sus familiares) desarrollan el aprendizaje y las habilidades sociales a través de juegos grupales.

 

Ligado al proyecto de construcción del que puedes conocer más detalles en este enlace:

 

http://arquitecturadeentorno.es/portfolio_page/el-bosque-de-ali-baba-arquitectura-bioconstruccion-y-permacultura/

 

realizamos una adecuación del espacio para zona de acampada con 3.400 m2, una balsa naturalizada (sustituye al depósito para protección de incendios) y una zona de juegos con bosque comestible con especies autóctonas de frutales.

 

La balsa naturalizada:

 

La balsa construida con lámina EPDM permite generar un lugar de vida e interacción con la naturaleza. Funciona como un oasis para el entrono y en los meses de verano asegura la supervivencia de la fauna cercana. Esta balsa se asienta con dignidad, permitiendo almacenar los 120.000 litros de agua que necesitamos asegurar en caso de incendio. En la mayoría de proyectos se colocan unos depósitos de plástico ¿os imagináis sustituir esta balsa?

 

La zona de acampada y el bosque comestible (permacultura):

 

Para dar mayor flexibilidad de utilización del edificio principal la parcela cuenta con una extensa zona de acampada. De este modo, en los meses estivales los grupos pueden dormir en tiendas de campaña, destinando el 100% del edificio principal a los usos comunes: baños, cocina y comedor.

 

Para completar la autonomía de la parcela (que no está conectada a la red eléctrica, sino que funciona con placas solares) se ha realizado la plantación de arbolado frutal autóctono. Para ello, se ha aprovechado también un pequeño claro de la parcela que estaba sin vegetación. La intención de esta plantación es generar un bosque comestible que permita a los usuarios entender las posibilidades que la naturaleza nos ofrece a través de sus recursos en un proceso circular que se retroalimenta.

 

El resto de la parcela, participación en actividades:

 

La parcela cuenta con una superficie libre exterior de 4.300 m2 que se destina a zonas de juegos. Con la misma filosofía del proyecto, utilizando los materiales y medios disponibles en el entorno y con un compromiso por la calidad y la ecología, los promotores diseñan y organizan actividades periódicas de contacto con la naturaleza. Así, los niños (y en ocasiones sus familiares) desarrollan el aprendizaje y las habilidades sociales a través de juegos grupales.

Date
Category
Bioarquitectura, Formación y difusión, innovación, renovables