Salvar la Balsa de la Fuessa. Renaturalización. Arquitecto Zaragoza
15929
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-15929,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-14.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Salvar la Balsa de la Fuessa. Renaturalización

 

El Ayuntamiento de Villanueva de Gállego nos encargó este proyecto para salvar la Balsa de la Fuessa. Una antigua balsa, de origen romano, ya nombrada en 1530 en un documento ante el emperador Carlos V. La balsa “de la Fuessa”, una parada imprescindible para refrescar a los animales en el camino que unía Zaragoza y Pamplona.

 

La balsa solo se llena por las escorrentías de agua de lluvia que proceden desde largas distancias. Hoy se encuentra colmatada por los sedimentos arrastrados durante siglos. Por tanto, la morfología original con la que fue construida no es posible de determinar. Una comparativa de imágenes de vuelo aéreo entre 1927 y 2013 muestran como el abandono de mantenimiento y el abuso de los usuarios han extinguido casi por completo la balsa. Situada en un clima desértico (los Monegros), la balsa es un punto imprescindible en el entorno. Es un reservorio natural para la fauna salvaje.

 

Tras mucho trabajo de estudio redactamos este proyecto de mínima intervención. Obteniendo como resultado una actuación muy innovadora y que respeta los principios de la Bioarquitectura. Asesorados por la permacultora Mavi Romano y Juan Pablo Salazar (colaborador de Sepp Holzer).

 

Los puntos más importantes del proyecto fueron:

 

  • Asegurar la calidad del agua: re-mineralización y re-oxigenación. Si el agua estuviera parada, su putrefacción seria segura. Ya los romanos contemplaban dos zonas, una profunda y otra poco profunda, obteniendo zonas de agua con temperaturas distintas. Calcular estas profundidades y la influencia del viento predominante nos permite generar corrientes internas que aseguran su movimiento. Debemos aprovecharlo y colocar en un borde piedras que generan choques y pequeñas olas que captan oxigeno y minerales. De esta forma, se mantiene el agua en buen estado, oxigenada y remineralizada.
  • Calcular volumen y morfología de la balsa para el adecuado funcionamiento. Se estudió el volumen de lluvia y la perdida tras la escorrentía.
  • Minimizar las pérdidas de agua por evaporación. Plantación de arbolado que mantiene la humedad y actúa de cortavientos.
  • Mantener la capa impermeable de arcillas, que será repuesta tras la nueva excavación.
  • Mulch: Se han utilizado los restos verdes de jardines para mejorar el suelo. Se crea así un sustrato optimo para plantas y hongos.
  • Plantación de especies: se ha realizado un documento con 200 especies autóctonas a plantar para generar un ecosistema colaborativo.
  • Evitar nuevos abusos humanos: grandes rebaños, extracción de cisternas, mediante la colocación de un vallado integrado.
Date
Category
Bioarquitectura, innovación, Proyectos destacados